Is Pharma giant Abbott violating Colombia’s Kaletra price order and cheating people living with HIV/AIDS?

Earlier this year, Colombian HIV/AIDS groups won major price reductions for the antiretroviral drug lopinavir + ritonavir (Abbott Laboratories’ Kaletra) through a compulsory license campaign. While the Colombian health ministry eventually turned down the license request “for now”, the campaign moved the government to fix a price ceiling for Kaletra, some 54-68% lower than Abbott’s previous prices. The price ceiling should reduce the average annual treatment cost per person by about $2,000 per year.

Nevertheless, reports are surfacing that Chicago-based Abbott may be defying the price order in its sales to some buyers. The National Medicines Pricing Commission (Cnpm), which imposed the ceiling, is investigating. An article this week in El Tiempo , Colombia’s largest newspaper, quoted an anonymous knowledgeable source in Colombia’s largest healthcare providers association, saying Abbott’s prices have not changed. (Officially, the association reported it could not disclose the prices it pays Abbott, due to a confidentiality agreement.) And receipts from a separate source show at least one consumer recently paid prices considerably higher than the ceiling.

Although Abbott has not commented on the reports, it has petitioned the government to revoke the price order.

Health Minister Diego Palacio sent healthcare providers a letter last week concerning lopinavir+ritonavir’s new price, saying the state “will prevent any person or company from abusing their dominant position in the market.” If the Pricing Commission’s investigation reveals Abbott has failed to comply with the price order, it will refer the case to the Agency for Industry and Competition (SIC) to levy sanctions.

Notably, Abbott’s refusal to comply with the price order would provide Colombia new and persuasive legal grounds to issue a compulsory license: precisely the anti-competitive conduct cited by Minister Palacio in his letter. In order to maintain credibility and preserve its authority, the Colombian government needs to take swift and stern action. Colombian HIV/AIDS groups will make the case.

The El Tiempo article is available in Spanish in the continuation of this post.
————–

El Tiempo

Abbott está de nuevo en la mira del Gobierno por el precio de la medicina contra el sida Hace dos semanas, comenzó a verificar si el único vendedor de Kaletra en el país, y los compradores del producto están cumpliendo con el precio fijado oficialmente el pasado 28 de abril.

Ese día, la Comisión Nacional de Precios de Medicamentos (Cnpm) determinó que a partir de ese momento cada frasco del producto mencionado tendría un precio de referencia o máximo de 88,94 dólares en el canal institucional y de 132,60 dólares, en el canal comercial, límites que se sitúan muy por debajo de los valores a los que se estaba negociando el Kaletra.

Sin embargo, el rumor en el sector de la salud es que Abbott, multinacional estadounidense que lo produce, hizo caso omiso de la circular 002 de la Cnpm expedida a finales de abril y siguió cobrando el precio viejo.

“Oficialmente no sabemos que el Kaletra se esté cobrando por encima del precio de referencia”, dijo la secretaria de la Cnpm, Carolina Lorduy, quien precisó que “esto ha sido de oídas”.

No obstante, Lorduy confirmó a este diario que el organismo, a cuya cabeza se encuentran los ministros de Comercio y de la Protección Social y un delegado del Presidente de la República, está verificando el cumplimiento del precio de referencia.

Las Empresas Promotoras de Salud (EPS) y las Entidades Territoriales de Salud, que hacen parte del canal institucional, son grandes compradores de Kaletra, cuyo nombre genérico es Lopinavir y Ritonavir, medicina que está en el Plan Obligatorio de Salud (POS) y, por lo tanto, se paga con recursos públicos.

El presidente de la Nueva EPS, que nació de la desaparecida EPS del Seguro Social y la participación de seis cajas de compensación familiar, Héctor José Cadena, comentó que cuando el Seguro Social era público compraba el medicamento a un precio preferencial, pero ahora Abbott se lo cobra al mismo precio que a otras EPS.

El directivo, cuya EPS atiende a 3.700 pacientes con VIH-sida y a 200 de los cuales les administra Kaletra, se abstuvo de revelar el valor al cual está comprando la medicina “porque existe un acuerdo de confidencialidad con el laboratorio”.

Sin embargo, una fuente de entero crédito de la Nueva EPS aseguró que Abbott lo está cobrando muy por encima del precio de referencia. “No ha habido ningún cambio de precio después del 28 de abril”, señaló la fuente.

El tratamiento anual por paciente es de 12 frascos de Kaletra que, de acuerdo con el precio de referencia fijado por la Cnpm, es de 1.067,28 dólares en el canal institucional y de 1.591,20 dólares, en el comercial (grandes superficies, mayoristas, droguerías, etc.).

Una orden de pedido de una caja de compensación familiar del 19 de junio por 10 frascos de Kaletra reporta un valor de 7’158.000 pesos, para un precio unitario de 715.800 pesos, que a la tasa de cambio de ese día (2.074,72 pesos por dólar) arroja 345 dólares.

Si se aplica la tasa del 23 de junio, día de entrega, (2.108,20 pesos), el precio es de 339,53 dólares. Los dos valores superan ampliamente el precio de referencia fijado por la Cnpm.

Abbott Colombia remitió a este diario a un responsable de la casa matriz en Estados Unidos para tratar con él algunas preguntas sobre el tema, las cuales le fueron enviadas, vía e-mail, el 24 de agosto, pero al cierre de esta nota no habían tenido respuesta.

Carolina Lorduy reiteró que, respecto al Kaletra, están mirando toda la cadena a ver qué es lo que ha sucedido.

En caso de incumplimiento del precio de referencia, el caso será remitido a la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), que aplicaría sanciones por el no acatamiento de lo dispuesto por la Cnpm.

Este domingo, el ministro de la Protección Social, Diego Palacio, les envió una carta a las EPS y Entidades Territoriales de Salud en la que, a propósito del tema de precios del Kaletra, advierte que el Estado “evitará cualquier abuso que personas o empresas hagan de su posición dominante en el mercado”, no sin antes recordarles que el medicamento no tiene competidor en el mercado y que su titular e importador es Laboratorios Abbott.

Así mismo, Palacio les indica que en el momento de comprar el producto mencionado “tengan en cuenta el precio de referencia establecido por la Cnpm, el cual es de obligatorio acatamiento”. No se pudo determinar si este recorderis del “obligatorio acatamiento” también fue enviado a la multinacional farmacéutica.

De todas maneras, el Ministro le expresa su apoyo a la Cnpm y le pide continuar con las labores de verificación de los precios que se cobran en el mercado.

Niegan recurso a la farmacéutica
Hace más de un año, un grupo de ONG le pidió al Gobierno ‘quebrar’ la patente del Kaletra y permitir la competencia de productos genéricos con el fin de comprarlo precios más bajos. La petición fue negada.

Posteriormente, la Cnpm estableció que el medicamento se vendía en el país en el canal institucional a 3.443 dólares el tratamiento anual y a 3.296 dólares en el canal comercial y el 28 de abril le fijó el precio de referencia mencionado.

Laboratorios Abbott interpuso un recurso, que la Cnpm declaró improcedente el pasado 10 de agosto. Ocho días después, la farmacéutica pidió la revocatoria directa de la circular 002; la Cnpm aún no se ha pronunciado.

August 31
JORGE CORREA C.
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS